domingo, 13 de diciembre de 2015

LAS ADMONICIONES DE PEDRO CARMONA, EDITORIAL DEL DIARIO “EL NUEVO SIGLO” DE BOGOTÁ, 17 DE NOVIEMBRE DE 2015

El expresidente de Venezuela y de Confecámaras, Pedro Carmona, rara vez da declaraciones públicas desde el exilio, refugiado en su actividad docente en la Universidad Sergio Arboleda, donde es director del Instituto de Hidrocarburos, Minas y Energía de ese prestigioso claustro. Siendo el dirigente del gremio empresarial más importante de Venezuela, encabezó en Caracas una tumultuosa marcha de protesta que tomó tal magnitud de repudio a los excesos del régimen, que la misma en un momento dado y de manera instintiva se precipitó al centro de la ciudad y cercó el Palacio de Miraflores, demostrando que el descontento popular desmentía las amañadas cifras suministradas por los organismos electorales a favor del régimen.

Como consecuencia de los disturbios en Caracas se produjo un vacío de poder y se da un coletazo militar, siendo nombrado en medio de la confusión del momento presidente provisional Pedro Carmona, que acepta su misión como un deber patriótico y con la exclusiva finalidad de restaurar a plenitud la democracia y evitar el descalabro económico que se avizoraba; apenas duró en el cargo 48 horas.  

El comandante Chávez renunció a su cargo, pero con el apoyo de Fidel Castro, fue liberado por sus compañeros de armas y salvó el pellejo. En vez de abrir las compuertas del régimen, desató una cacería de brujas contra sus opositores y ordenó detener a los jefes de la oposición.

Pedro Carmona se refugió en Colombia y aquí han transcurrido 13 años de su duro exilio. El Nuevo Herald lo entrevista en escrito que debería ser leído por todos los interesados en la política internacional. El diario de Miami destaca que Carmona confiesa que: “Deseo morir en mi tierra, a la que me unen mucho amor y siglos de ancestros, pero cuando el país esté liberado de la opresión”. 

Pedro Carmona, como dirigente empresarial era reconocido en Venezuela como un gran negociador, alejado de las intrigas políticas y por excelencia como un gran patriota. Y lo que se desprende de la lectura del reportaje que le hace El Nuevo Herald, es que por sobre todas las cosas, sigue siendo un patriota que ama y sufre por la suerte de Venezuela. 



"Para la verdad, el tiempo; para la justicia Dios"

No hay comentarios.:

Publicar un comentario