Suscripción por email.

Si lo deseas, puedes suscribirte a mi blog para recibir lo último en tu correo electrónico

martes, 24 de mayo de 2016

MENSAJE ABIERTO A JULIO BORGES

Con indignación recibo su desafortunada intervención en la Asamblea Nacional, en la cual, pretendiendo atacar a Nicolás Maduro, lo asocia indebida y groseramente a mi nombre.

Pese a mi talante respetuoso, no puedo dejar pasar este agravio sin manifestarle el más firme rechazo. No es aceptable que por figuración, confunda usted a una persona de bien, con una trayectoria de vida limpia, libertaria, dedicada al estudio, al trabajo, a construir y a contribuir durante largos años al progreso y bienestar de la patria, y a la defensa de la libertad, para que con infeliz ironía me mencione junto al nombre de un depredador, líder del continuismo del régimen más nefasto y destructivo de que tenga registro la historia patria.

El 11 A afloró una crisis política que venía incubándose como reacción al talante totalitario de Hugo Chávez, a la masacre de Puente Llaguno, y a las órdenes de Chávez de masacrar a una inmensa manifestación pacífica. Se abrió así un brevísimo período de facto para llamar al pueblo, depositario del poder constituyente originario, a rápidas elecciones limpias bajo la supervisión de la OEA, para relegitimar poderes públicos que ya se encontraban totalmente conculcados por Chávez, como parte del siniestro plan de demoler la democracia republicana y sustituirla por el Socialismo del Siglo XXI. En otras palabras, imponer un modelo de orientación castrocomunista, el cual, el tiempo se ha encargado de demostrar, ha liquidado la democracia, el aparato productivo, los derechos humanos, y ha llevado a Venezuela a una crisis económica y humanitaria de proporciones históricas mundiales.

Yo al menos no vacilé en dar un paso adelante no buscado, para tratar de evitar la tragedia que se veía venir como la crónica de una muerte anunciada, y me jugué hasta la integridad personal para evitar la consumación del caos en el cual se encuentra sumida nuestra sufrida patria. No sé si usted pueda decir lo mismo. En la opinión pública, algunos lo califican de blando, colaboracionista o creen que ha conducido erráticamente a una organización política como Primero Justicia,  llamada en sus orígenes a ocupar enormes responsabilidades. No hay cosa más importante en un político que la coherencia, la dignidad, la firmeza y la claridad de ideas, y creo que a usted le está faltando.

No olvido sus halagos y palabras de aliento del pasado. Y le digo, soy contrario al canibalismo en las toldas opositoras y no creo que para salir de este nefasto régimen convenga la descalificación entre quienes luchan por el rescate de la institucionalidad democrática en el país. Pero su atropello me obliga a reaccionar enérgicamente, y a decirle que no tiene usted ningún derecho a ofender. Luche con vigor contra la dictadura, y no mancille a quienes estamos en el exilio, limitados en la capacidad de expresión, atacados sin tregua por el régimen y por quienes disfrutan haciendo leña del árbol caído. Le exijo se disculpe en forma pública. Ojala tenga la altura y valentía de hacerlo.   




"Para la verdad, el tiempo; para la justicia Dios"

3 comentarios:

  1. Como decía mi abuelita, hay que estar metido en el pellejo del otro. No hay que olvidar cómo fueron realmente las cosas no se puede distorsionar la historia. Vivamos el momento para poder echar el cuento. y no es noble clavar la espada al caido....

    ResponderEliminar
  2. Don Pedro, reciba fuertes abrazos, y mi solidaridad ante estos impases desagradables que no se merece, aplaudo su correspondencia digna de todo un ciudadano larense por el cual nos sentimos orgullosos, lamentablemente desconozco lo que hizo Borges, (prometo investigar)pero en estos momentos en que buscamos la unión y la paz, está fuera de orden la agresión y comportamiento de él., no entiendo por qué lo selecciona a usted para ofenderlo. Pero sepa que no será aplaudida y menos en estos momentos críticos en que vivimos. Ojalá todo venezolano tuviese la educación, inteligencia y caballerosidad que a usted lo caracteriza y le sobra. Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Excelente escrito Pedro, me encanta lo que escribes y me emociono lo de Colombia, ahora que mi hijo fue bienvenido en esa hermosa tierra y donde todo indica que echara raices alli con su esposa. En nuestra proxima visita ojala tengamos el inmenso placer de volvernos a ver Un abrazo

    ResponderEliminar