Suscripción por email.

Si lo deseas, puedes suscribirte a mi blog para recibir lo último en tu correo electrónico

viernes, 26 de agosto de 2011

ENTREVISTA REALIZADA POR EL PERIODISTA VÍCTOR BARRANCO PARA EL DIARIO EL INFORMADOR DE BARQUISIMETO, VENEZUELA

- ¿Vale la pena sacrificar a la familia por la política?

Ni por la política, ni por tratar de cumplir siempre con los retos y responsabilidades profesionales, más allá de lo posible y razonable. La familia es el eje, y la fuente de afectos y satisfacciones, y por ello amerita dedicarle el tiempo y el espacio necesarios.

- ¿Se le puede cambiar la cara a la política en el país?

Se puede y se debe. Y no se hará sino actuando en política con pulcritud administrativa, y sin propósitos distintos a gobernar para todos y servir a los intereses nacionales. No es admisible colocar a las instituciones y los recursos de la nación al servicio de una parcialidad política, ni cohonestar la corrupción mirando hacia un costado.  

- ¿Engañado o equivocado?

Un poco de ambos. Pero cuando se ha actuado de buena fe, sin otra motivación que no haya sido la de tratar de salvar la democracia venezolana cuando era posible, puede uno dormir tranquilo, sabiendo que no se fue cobarde o indiferente en momentos cruciales. Decía sabiamente Fréderic Chopin: “Toda dificultad eludida, se convierte más tarde en un fantasma que perturbará nuestro reposo”.

- ¿Fedecámaras ha dejado de ser lo que fue en sus manos?

Toda etapa en la institución de cúpula empresarial es diferente y responde a estilos y circunstancias históricas particulares. Lo único que no es negociable, es la razón misma de ser de Fedecámaras: la defensa de los principios de la libre empresa, la libre iniciativa, la propiedad privada, y la democracia.

- La mesa de la unidad, ¿una plataforma o un lugar de apaciguamientos no definitivos?

Un lugar necesario para asegurar la unidad de las fuerzas opositoras ante un gobierno autocrático, que se ha deslegitimado. Con todo, la unidad es un requisito necesario pero no suficiente. Hay que construir un proyecto de país alternativo convincente, y denunciar sin complejos el fraude electoral y el golpe de Estado progresivo y continuado impulsado por el régimen, expresado en flagrantes atropellos al Estado de Derecho, la aprobación de muchas leyes inconstitucionales, y la criminalización de la disidencia. 

-Chávez… ¿malabarista? ¿Encantador de serpientes?  ¿Conocedor de las debilidades del adversario?

Es un hombre de habilidades natas como comunicador, sin escrúpulos en utilizar el engaño y la mentira como armas fundamentales para aferrarse al poder, o para aplastar al adversario político. Es curioso ver cómo el discurso presidencial invita al país a validar la arbitrariedad, la viveza en el abuso de poder y el uso de los recursos del Estado sin control, o la siembra de antivalores como la chabacanería, la infamia, tratando de identificarse con los más pobres, sin que a ellos se le resuelvan sus problemas más sentidos. Pero así son los caudillos mesiánicos: necesitan de los pobres para subyugarlos, haciéndolos depender cada vez más de su mano, ni siquiera del Estado, al que se quiere convertir en macrocefálico y omnipotente. Sobre la personalidad de Chávez, bien decía Séneca: “El ser humano se expresa como piensa; piensa como es; es como siente; y siente como está educado”. 

-Chávez tiene vigencia… ¿por lo que ha hecho como gobierno…o por lo que ha dejado de hacer la oposición?

El balance de gobierno de Chávez es pobrísimo, ante la magnitud del poder político y económico que ha detentado, pues ha tenido el control absoluto y ha recibido en 13 años más recursos que en los 187 años previos de existencia como República. ¿Dónde están las obras? La ineficiencia, la falta de realizaciones, la corrupción, son un hecho público y notorio. Pero no es menos cierto que la oposición, y de ello no me excluyo, subestimó al gobernante, fue tolerante, ha cedido ante el poder económico y la capacidad de intimidación del régimen, cometiendo muchos errores en la búsqueda de la alternabilidad.

- ¿Es un hombre de fe?

Definitivamente. Si no tuviese una sólida formación moral y religiosa, no habría tenido asideros espirituales para hacer frente con fortaleza a no pocas adversidades, ni exhibiría con orgullo una trayectoria de vida limpia, que constituye el mayor capital de mi vida.

- ¿Existe el castigo divino?

Sin duda. Para algunos en la propia tierra, para otros en el momento en que Dios tome cuenta del balance de actuación en este mundo, que no es sino el tránsito hacia una vida trascendente. Lo material y temporal es efímero, llámese fama, poder, dinero. Lo recoge la expresión latina: Sic transit gloria mundi: así pasan las glorias de este mundo. Quien crea que se llevará de esta vida el dinero, las adulancias y honras propias del poder, está desubicado. 

- ¿Sigue creyendo en la amistad?

Sí. La amistad es la sal de la vida. Pero hay que distinguir entre la amistad verdadera y la oportunista, determinada por intereses y circunstancias. Basta con que exista un buen amigo, para decir: vale la pena vivir. 

- ¿Cómo piensa que le juzgará la historia?

Mi Blog www.pcarmonae.blogspot.com, en el cual reflexiono sobre temas de interés, concluye con el proverbio: “Para la verdad el tiempo, para la justicia Dios”. Así lo creo. Nunca la actuación pública de un ser humano puede ser juzgada cuando los acontecimientos están aún en desarrollo.

- ¿De qué se arrepiente?

De que se haya perdido un momento único, quizás por no estar alerta a lo frágil de la condición humana, con inclinación a las falsas promesas, a no asumir responsabilidades, o a escurrirse cuando las cosas no resultan como se esperaba. Bien decía Napoleón Bonaparte: “La victoria tiene cien padres, la derrota es huérfana”.   

- ¿Cómo se definiría?

Como un hombre activo, sencillo, familiar, honesto, responsable y disciplinado, pero no exento de humanos errores. Me gusta estudiar,  y no ha llegado el día en que deje de hacerlo. No puedo estar desocupado. Trabajo aún de sol a sol. El año pasado concluí un Doctorado en Economía tras cuatro años de esfuerzos, antes hice una Especialización, con distinciones, y actualmente concluyo una Maestría. He aprovechado pues los tiempos de exilio para enriquecerme intelectualmente. Pero ello supone sacrificios.

- ¿Qué extraña?

La patria, los amigos, la lejanía de mi único hijo único y de mis adorados nietecitos, que viven en Canadá. Nunca habría imaginado que mi tercera edad transcurriría en el exilio, viendo a mi amada patria destruida por la insaciable sed de poder de un grupo gobernante. Y eso es doloroso.

- De ser electo alguien de la oposición, ¿le será posible gobernar con un equipo con concepciones de estado tan diversas y contrapuestas como Copei, AD, Bandera Roja…sin lastimar individualidades?

La única forma de asegurar la gobernabilidad después de Chávez, será mediante un gran acuerdo nacional, más sólido aún que lo que en su momento fue el Pacto de Punto Fijo. Los problemas serán gravísimos: reconciliación, reconstrucción institucional, desarme, desmonte de la anarquía y el enguerrillamiento, reordenamiento de la economía, y hacer entender a la población que sólo se puede salir adelante con educación y trabajo.

- ¿Los medios ocupan hoy día un espacio que no les corresponde?

No. El espacio libre a los medios de comunicación, es la única garantía a la libertad de expresión y al control social a los abusos de los gobernantes. Unos medios amordazados sólo sirven a los designios de las dictaduras.

- ¿Quién le hizo más daño a los partidos tradicionales, Chávez o aquellos que no dejaron surgir una generación de relevo?

Los que no avizoraron la necesidad de impulsar y abrir camino a la generación de relevo. Por ello, corresponderá a los jóvenes asumir la posta en momentos complejos para la sufrida Venezuela, contando sí con de la experiencia de los mayores. De ellos es el futuro y tienen el derecho a defenderlo.

- Caldera… ¿cómo cree que lo juzgará la historia?

Como un demócrata a carta cabal, político culto, gran laboralista, cuyos errores principales tuvieron que ver con el sobreseimiento de la causa a los golpistas de 1992, y en no creer en la sucesión de Eduardo Fernández y Oswaldo Álvarez Paz.

- Carlos Andrés Pérez… ¿suficiente castigo el infierno a que le han sometido sus familias?

Fue un luchador democrático, con virtudes y defectos. Se le juzgó y destituyó en 1993 por hechos que lucen como un juego de niños ante los desmanes del actual gobierno. Y Pérez lo aceptó cívicamente. Me remito al libro “La rebelión de los náufragos” de Mirta Rivero, que revela entretelones de la gran conspiración contra Pérez, con un alto costo político para el país que estamos pagando, y que fue un regalo en bandeja de plata para los golpistas de 1992.

- Rómulo Betancourt... ¿el único sobreviviente como ejemplo?

Por algo se le llama el Padre de la Democracia. Betancourt fue un dirigente honesto, fundó un partido policlasista, que se identificaba con el pueblo, luchó por la democracia en la región, y combatió con mano firme a las conspiraciones de extrema derecha o de extrema izquierda. Nunca se equivocó ni se dejó tentar por los cantos de sirena de la revolución cubana.

- ¿Dónde se ve en los próximos años?

Si bien Colombia ha sido una segunda patria, generosa y hospitalaria, más temprano que tarde deseo regresar al país que a todos nos pertenece, no con ambiciones, sino a reencontrarme con mi gente, mis raíces, y ayudar como un soldado raso a reconstruir una nación que quedará en las cenizas, y que requerirá el aporte de todos sus hijos, hoy dispersos por el mundo. 




"Para la verdad, el tiempo; para la justicia Dios"

sábado, 13 de agosto de 2011

EL PERÚ, PRESENTE Y FUTURO

El Perú ha sufrido en las últimas décadas períodos de turbulencia política, económica y autoritarismos, pero en los últimos 20 años ha experimentado una etapa de indudable progreso. En el campo económico, destaca el proceso de modernización, estabilización macroeconómica y aumento de la inversión emprendido desde el gobierno de Fujimori, tras un mal primer gobierno de Alan García, política que se acentuó durante las administraciones de Toledo y Alan García, emulando así el caso chileno, donde la transición de la dictadura de Pinochet a la democracia no fue óbice para que los gobiernos de la Concertación Democrática y el actual de Sebastián Piñera, mantuvieran un coherente hilo conductor, con visión de largo plazo, que ha llevado a ese país al sitial de la economía más competitiva de la región latinoamericana, por encima de muchos países europeos.
Al concluir la segunda gestión de Alan García el pasado 28 de julio y entregar democráticamente al gobierno de izquierda de Ollanta Humala, es del caso registrar para la historia algunos hechos relevantes. En el quinquenio de García (2006-2011), el promedio de crecimiento del PIB fue de 7,2%, con tres años al 9% o superior, y se generaron 2.5 millones de puestos de trabajo. En los últimos doce meses, de mayo de 2010 a mayo de 2011, la tasa de crecimiento del PIB alcanzó 9,23%, con una fuerte expansión de los sectores comercial, manufacturero y de comunicaciones. Ello no bastaría, sin analizar la evolución del PIB per cápita, que en la pasada década registró aumentos reales del 7,6% en 2007, 8,5% en 2008 y 7,5% en 2010, sólo superados por la cifra alcanzada en 1994, de 10,8%.  
Es también de destacar que la tasa de pobreza en el Perú se redujo del 44,5% en 2006 a 31,3% en 2010, y la de pobreza extrema descendió de 16,1% a 9,8%, ello comparado con un 24,4% en el año 2001. Son pues innegables los progresos económicos y sociales alcanzados en la última década, y si bien subsisten problemas de distribución de la riqueza comunes a América Latina, la CEPAL en su informe sobre el Panorama Social de América Latina de 2010, menciona al Perú como uno de los cuatro países de la región con mayor reducción en los índices de desigualdad (uno de ellos el de Gini), en por lo menos 1,5% anual en el período 2002-2009, porcentaje que sin espectacularidades, muestra un cambio perceptiblemente favorable.
Por el lado del sector externo, el Perú es hoy una de las economías más abiertas de la región, después de Chile y México. El país tiene suscritos acuerdos de integración con los países de la CAN y el Mercosur, y TLC´s con EUA, Chile, China, Canadá, Singapur, EFTA, Tailandia, Corea del Sur, México y la Unión Europea. En otras palabras, parte sustancial de su comercio internacional está amparado por acuerdos comerciales preferenciales. Las exportaciones peruanas han registrado igualmente un sostenido crecimiento, estimuladas por buenos precios de los commodities, alcanzando US$ 36.000 millones en 2010, con un estimado de US$ 42.000 millones para 2011, de los cuales el oro representa un 22%, el cobre bruto y refinado 24,7%, harina de pescado 4,6%, zinc 4,2% y el plomo 3,6%, siendo sus principales destinos EUA 16,4%, China 15,4%, Suiza 10,9%, Canadá 9,5%, Japón 4,1%, Alemania 4,3% y Colombia 2,3%. La proyección hacia los mercados asiáticos es notable, y la apertura de nuevos nichos de mercado para rubros como espárragos, alcachofas, mangos, aguacates, es de escala mundial. En el mercado andino, el Perú aportó en 2010 el 25,4% del total de exportaciones intracomunitarias, y si bien su comercio se proyecta vigorosamente al mercado internacional, el andino es el más importante para las manufacturas.
Entre los factores de debilidad en la realidad peruana, podrían mencionarse: a) La alta tasa de informalidad económica prevaleciente, estimada en un 60% del PIB; b) La excesiva concentración de población y riqueza en la capital Lima, con 8,8 millones de habitantes de un total de 29,5 millones; c) La marcada apreciación del sol peruano respecto al dólar; d) Aumentos en los niveles de corrupción e inseguridad; d) La subsistencia de 61.200 Has. de cultivos de coca; e) La incertidumbre política a raíz de la elección del nuevo gobierno.
El triunfo de Ollanta Humala fue el producto de un proceso electoral que en la primera vuelta estuvo marcado por la dispersión de las fuerzas de centro-derecha, llevando paradójicamente a que, pese a los resultados socio-económicos analizados, se produjera un viraje hacia la izquierda. El nuevo gobernante ha ofrecido emular el modelo de Lula en Brasil y no el de Chávez, tras mensajes confusos en la campaña, algunos de contenido étnico. Al final, Humala optó por designar como Presidente del Consejo de Ministros al empresario de origen judío, Salomón Lerner, financista de su campaña, a Luis Miguel Castilla como Ministro de Economía, hombre de prestigio académico y profesional, a Carlos Herrera, ingeniero de experiencia, como Ministro de Energía y Minas, y ratificó al Presidente del Banco Central de Reserva, Julio Velarde, con lo cual tranquilizó al mundo económico. No obstante, el acto de juramentación de Humala y los Vicepresidentes con base en la Constitución de 1979 generó una innecesaria controversia, pues afloró el fantasma de la ilegalidad o de una reforma constitucional, ya que Humala no cuenta con mayoría parlamentaria (36%), y requerirá de los votos del partido “Perú Posible” de Toledo (16%), para la aprobación de las leyes.
Ante un desempeño admirable como el que ha registrado el Perú en años pasados, y a un proceso electoral complejo y disputado, es de esperar que el nuevo gobierno no revierta el “milagro” logrado, en beneficio del porvenir del país y de su pueblo, y por encima de consideraciones ideológicas que darían al traste con los pronósticos de la firma Fitch, de que el Perú podría mantener tasas de crecimiento en el PIB superiores al 6% en el próximo quinquenio.


"Para la verdad, el tiempo; para la justicia Dios"