viernes, 8 de agosto de 2014

VENEZUELA HACIA EL ABISMO


Hoy 7 de agosto, día la independencia de Colombia y de la gloriosa Batalla de Boyacá, tras la cual Bolívar emprendió la reconquista de la libertad en Venezuela, me siento de nuevo a reflexionar sobre la situación de la sufrida patria que me vio nacer.

Nada preocupa más a mi ánimo que la destrucción del conocimiento acumulado en el país y de su sistema educativo, impulsores del éxodo de tantos venezolanos al exterior. Esa, la del talento humano, es la mayor descapitalización que puede sufrir una nación, ya que puede resultar en un alto porcentaje irrecuperable de cara hacia el futuro. En efecto, los emigrantes van organizando su vida en otras latitudes, por lo cual difícilmente estarían dispuestos a retornar, aun en escenarios de cambio en la realidad política. Y más allá de la diáspora, estimulada por las políticas del régimen que pauperizan a la clase media, resulta lamentable el desarraigo que se va produciendo en no pocos compatriotas que no desean pisar el suelo patrio mientras subsista la inseguridad, el aislamiento y la escasez de los bienes más elementales, todo lo cual lesiona el orgullo del gentilicio nacional. Hoy en el exterior, la venezolanidad genera sentimientos de conmiseración y de dolor ajeno, al ver hundirse al país en manos inescrupulosas e incompetentes.

Algunos hechos recientes merecen especial mención: las amenazas del régimen a los gobiernos holandés y antillano por la detención del General Hugo Carvajal, cuyo prontuario delictivo es a raíz de ello más conocido en el mundo, y su cuestionada liberación e indigno recibimiento en Caracas, con la presencia del primer mandatario y la cúpula gobernante, quienes con jolgorio avalaron las torcidas ejecutorias de ese prominente miembro del régimen. Estados Unidos, vacilante en su accionar ante su enemigo político, no tuvo más opción que tomar medidas suspensivas de visados para 24 integrantes del gobierno o violadores de derechos humanos, sin que conozcamos sus nombres. ¿Qué diría Walid Makled, extraditado a Venezuela por Colombia con el compromiso de un juicio imparcial, actualmente hundido en las mazmorras del régimen para que no hable, entre otros sobre la sociedad con el General Carvajal en los hilos de la corrupción?

Duele de otra parte ver a Venezuela, rica en recursos naturales, al borde de la bancarrota, en virtud de políticas populistas que han llevado al derroche de billones de dólares en proselitismo y compra de conciencias nacionales e internacionales, amén de la destrucción del aparato productivo público y privado, causantes de profundas distorsiones macroeconómicas y de la degradación de la calidad de vida, todo lo cual hiere las fibras más sensibles del alma nacional. La gente se ve obligada a dedicar muchas horas de sus vidas no a fines productivos, sino a hacer largas colas y casi mendigar bienes elementales, desde alimentos a útiles de aseo personal, autopartes, servicios públicos, y hasta el parque de aviones comerciales está paralizado en un 70% por falta de repuestos. En suma, la economía venezolana está dislocada por el alto nivel de endeudamiento, la voracidad del gasto público y la peor de las opciones elegida: el financiamiento del gasto por parte del Banco Central de Venezuela, lo cual representa combustible para el fuego inflacionario que agobia al país, uno de los mayores del mundo. 

En un análisis reciente del destacado analista petrolero Ramón Espinasa, he encontrado valiosas explicaciones a la crisis nacional prevaleciente. Destaca Espinasa cómo a partir de 1999 se inició el desmantelamiento de PDVSA, para constituirse en un brazo operativo del gobierno, abandonando las políticas de desarrollo del personal basadas en la meritocracia, con una pérdida de 280.000 años de experiencia. En cuanto al desempeño, el documento destaca entre otros:

a.       El deterioro de la producción de petrolera, de 3,5 Mbd en 1998, a 2,6 M/bd en 2013.

b.      El aumento de empleados de PDVSA, de 42.000 en 1998, a 110.000 en 2013, con una fuerte caída en la productividad.

c.       Aumento en los costos de producción por barril, de US$ 4 en 1998, a US$ 24 en 2013.

d.      Un incremento sustancial del consumo doméstico de derivados de petróleo, de 470.000 b/d en 1998, a 780.000 b/d en 2013.

e.      El descenso en el precio de la gasolina de US$ 0,11/litro en 1998 a 0,02 en 2013, provocando pérdidas de oportunidad del orden de los US$ 33 millardos por año.

f.        La reducción del excedente exportable de 3 M/bd en 1998, a 1.8 M/bd en 2013.

g.       En 1998 se exportaba a EUA 1.7 M/bd, y en 2013 0.8 M/bd; del saldo restante, 0,5 M/bd se dirigieron a China, en parte para el pago de la deuda, 0,5 M/bd a la India, y 0,2 M/bd al Caribe, Centro y Suramérica, en condiciones altamente concesionales.

h.      El ingreso real por exportaciones de PDVSA fue de US$ 46.300 millones en 2013, pero si se hubiesen mantenido las condiciones y mercados de 1998, habrían sido de US$ 109.500 millones, es decir ingresos menores del orden de US$ 63.200 millones por año.

i.         Hay aumento de las importaciones de productos finales como consecuencia del deterioro del aparato refinador. Hoy se importan de EUA 84 m/bd, de un total de unos 160 m/bd, valorados en US$ 8.200 millones en 2013.

j.        Considerando el pago intereses por la deuda de PDVSA, el ingreso neto por exportaciones fue de solo US$ 34.000 millones, lo cual evidencia la causa principal de escasez de dólares que confronta el país, y la razón principal de la profunda crisis por la cual traviesa.

En lo político, el panorama no es mejor. Los estudiantes que protestaron en meses pasados fueron maltratados, judicializados, y amenazados de que si son nuevamente detenidos irán a la cárcel, como medio para desmovilizarlos. El pasado 4 de agosto el gobernante Maduro dijo con orgullo que la Guardia Nacional Bolivariana, convertida en instrumento represor del régimen, contará con equipamientos antidisturbios de nueva generación, para extinguir cualquier intento de protesta futura. Ese cuerpo, que defendió valerosamente la institucionalidad democrática en los intentos de golpe de Estado de 1992, está hoy adoctrinada al estilo castrista, y es la expresión de la más execrable brutalidad ejercida contra estudiantes y civiles indefensos.

El juicio contra Leopoldo López no se ha iniciado aún, pero se le tratará de condenar con el mismo guion seguido al Comisario Simmonovis. No se quedan atrás los valerosos Alcaldes presos y tantas víctimas del brutal proceder persecutorio, hasta extremos no vistos ni siquiera bajo el régimen del “presidente eterno” del PSUV: Hugo Chávez Frías, impulsor de la destrucción moral, institucional y económica de la República.  Y como si fuera poco, la compra fantasma de El Universal, como antes de Globovisión y de la Cadena Capriles, saca del juego a destacados columnistas, para alinearse con  la hegemonía informativa del Estado. Definitivamente, no hay cosa que moleste más a una dictadura que la crítica.  

La anunciada venta de CITGO en los Estados Unidos, joya de la corona del patrimonio nacional, liquidará la estrategia de internacionalización petrolera adelantada como política de Estado antes de la llegada al poder del chavismo, todo ello por tratar de reducir riesgos políticos y obtener nuevos recursos para financiar el déficit fiscal y el caos administrativo. Ello constituirá otro craso error del régimen gobernante, de lo cual deberá rendir cuentas hacia futuro. No le ha bastado con endeudar salvajemente al país, vender petróleo a futuro y dilapidar los recursos de todos los venezolanos, sino que opta por liquidar valiosos activos para asegurar su permanencia en el poder.

La oposición está también, a no dudarlo, en una crisis de estrategia y de liderazgo. No son momentos para canibalismos. Pero es necesario reorganizarse, oxigenarse, y ser capaces de presentar un plan alternativo convincente a un pueblo que, según las encuestas, cree mayoritariamente que las cosas en Venezuela van muy mal, pero que no ve en la oposición una oferta convincente. Una cosa es cierta: sin claridad de propósitos y unidad, no habrá esperanzas de un futuro mejor para el país y para las nuevas generaciones. Los jóvenes, legítimos defensores de su futuro, tienen por tanto esta vez, la primera palabra. 

 

"Para la verdad, el tiempo; para la justicia Dios"

7 comentarios:

  1. Un cordial saludo Dr. En realidad, la educación destruida y sin horizonte. Preocupado por la formación del niño. Un afectuoso abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Señor Pedro Carmona, lo FELICITO SE LE VE MUY BIEN, MUCHAS BENDICIONES DEL CIELO PARA USTED.

    ResponderEliminar
  3. ¿Cual fue su colaboración para que las condiciones que motivan su reflexión empeorasen?. Interprete mi silencio Carmona Estanga.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Dr. Carmona. Ud. dice:
    Una cosa es cierta: sin claridad de propósitos y unidad, no habrá esperanzas de un futuro mejor para el país y para las nuevas generaciones. Los jóvenes, legítimos defensores de su futuro, tienen por tanto esta vez, la primera palabra.
    Estoy completamente de acuerdo, pero también, desde la distancia.

    ResponderEliminar
  5. Extraordinario. Vaya para usted mi respeto y admiración.

    ResponderEliminar
  6. Excelente escrito Dr. Carmona, triste ver esa realidad de un país hermano, Ojalá la misericordia de Dios toque ese país y algún se vea un cambio en pro de las nuevas genraciones:)

    ResponderEliminar
  7. SE NOS FUERON TODOS Y AHORA SEGUIMOS VIENDO A PERSONAS PROFESIONALES QUE BUSCAN OTROS CAMINOS PORQUE NO VEN FUTURO EN EL PAIS . YO SOY UNA QUE MUERO POR IRME A COLOMBIA PERO NO SE COMO HACERLO . MI EXPERIENCIA ES VENTAS Y EN ROPA MEDICA , LO HAGO HACE 29 AÑOS , ESTOY EN SILLA DE RUEDAS Y SOY DE LAS QUE TAMPOCO VEO DUTURO PARA MI ,YA QUE ACTUALMENTE NO ENCUENTRO TELAS . SI ALGUIEN ME PUEDE AYUDAR A IRME MUCHO LE QUEDARE AGRADECIDA . MI CORREO ES MARIA.CHAVEZ57@HOTMAIL.COM Y MI TELEFONO ES 04123880276 AYUDENME POR FAVOR .

    ResponderEliminar