domingo, 19 de octubre de 2014

LA DESTRUCCIÓN DE VENEZUELA: HAZAÑA HISTÓRICA


La destrucción progresiva y continuada de una nación privilegiada como Venezuela en estos 16 años de régimen chavista, no tiene parangón histórico. Muchos países han atravesado por crisis coyunturales que han podido sortear con políticas adecuadas, excepción hecha de otro caso emblemático en América Latina: el de Argentina, país también privilegiado que gracias al populismo no logra salir de las crisis económicas recurrentes, pero que cuenta al menos con instituciones relativamente independientes, con posibilidades de mejora si se diera en 2015 un cambio en la orientación política. Aún en el caso de países como Bolivia, Ecuador o Nicaragua, regidos por modelos autocráticos y principios del Socialismo del Siglo XXI, el manejo de la política económica ha sido más realista y pragmática, con resultados distintos a los del inmenso fracaso venezolano, originado en el dogmatismo e incompetencia castrochavista, caso digno de documentar para el estudio académico y político en la posteridad.

En otras latitudes, países como China y Vietnam han optado por modelos capitalistas en lo económico y un sistema político unipartidista, que les ha permitido alcanzar niveles sorprendentes de progreso, hasta el punto de que China sería a la vuelta de un año la primera potencia económica del mundo. Ello no habría sido imaginable bajo la cerrazón y pobreza que caracterizaron al gobierno de Mao, hasta el visionario golpe de timón de Den Xiaoping en 1978. Es también admirable el caso de las economías ex socialistas de Europa Central y Oriental, las cuales dieron un viraje hacia la democracia y la economía de mercado, hasta el punto de que en su gran mayoría hacen hoy parte de la Unión Europea de los 28, exhibiendo una transición exitosa. Hace poco hice un recorrido por Eslovaquia, Hungría, la República Checa, la ex Alemania Oriental, Berlín reunificada y Moscú, pudiendo apreciar cómo después de décadas de sistema comunista, hoy son naciones que ven distante esa experiencia, símbolo de la negación extrema de la dignidad humana y del régimen de libertades, ello aunque en el caso de Rusia prevalece un gobierno autocrático, con vocación imperial no desterrada, pero dentro de un modelo de economía de mercado que facilita el logro de sus objetivos de desarrollo económico y social.

El caso del régimen gobernante en Venezuela es inexplicable, pues ve de reojo esas experiencias, para adentrarse en las arenas movedizas de un trasnochado revanchismo, y de un exacerbado estatismo que ha fracasado en todas las naciones que han transitado por el comunismo ahogando a la iniciativa privada, factor indispensable para el desarrollo de una nación, sin que el Estado sea capaz de sustituirla. En una entrega anterior en este Blog analizamos las principales razones que determinan que la economía venezolana esté en el abismo, y lo difícil que resultará sacarla adelante, no obstante las cuantiosas reservas disponibles de recursos naturales no renovables. Por desgracia para el país, a lo largo de estos 16 años se han dilapidado unos US$ 1,5 billones que no volverán, de los cuales no quedan sino la destrucción del aparato productivo, el deterioro de la calidad de vida, de la infraestructura, de la institucionalidad, y distorsiones macroeconómicas y actitudinales en la población de una profundidad tal, que costará sudor y sangre superar a las generaciones venideras. Esa es la hazaña histórica lograda y cacareada por el régimen.

Las cifras no mienten respecto de la profundización de la crisis, entre ellas la aguda caída de las reservas internacionales, las cuales se encuentran en el orden de los US$ 19 millardos, con reservas líquidas que cubren apenas una semana de importaciones. La reducción de los precios petroleros ampliará el hueco fiscal, pese a lo que con ligereza anuncian voceros del gobierno, pues si con precios cercanos a 100 dólares por barril el déficit del sector público era del 15% del PIB, con el petróleo a $80, la merma de ingresos por exportaciones podría llegar a US$ 20 millardos. Como si fuera poco, el Banco Central de Venezuela financia en forma creciente a PDVSA, es decir intensifica emisiones inorgánicas, combustible ideal para el fuego inflacionario que devora a la nación. Aunque hasta ahora se ha honrado la deuda externa, pues un “default” sería catastrófico, no es menos cierto que el gobierno ha colocado al país en una mora comercial del orden de US$ 12 millardos. Solo a las líneas aéreas se les debe US$ 4 millardos, además de la los compromisos con proveedores de materias primas, alimentos, medicinas, material hospitalario, transporte y bienes de capital. El gobierno declara con orgullo que seguirá apretando las tuercas del otorgamiento de divisas, con lo cual ya no solo sufren viajeros, jubilados, gente de negocios o estudiantes, sino que se acentúa el crítico nivel de desabastecimiento prevaleciente en todos los bienes de primera necesidad.

Lo grave es que no hay visos de adopción de medidas que ataquen estructuralmente dichos males. Así, después de tanta expectativa por un anunciado “revolcón” en política económica, nada ocurrió. El mercado cambiario sigue cerrado y distorsionado por una nefasta política de cambios múltiples con inmensas brechas, a raíz de lo cual hasta las Navidades auguran ser grises, como tengo el recuerdo en mis años mozos de un triste diciembre en la Praga comunista de los años 60, ciudad convertida hoy en la París del Este. El subsidio a la gasolina es irracional e incosteable, por unos US$ 12 millardos por año, sin que el gobierno se atreva a corregirlo gradualmente, porque le teme, y porque Maduro no ejerce el poder pleno, sino que lo comparte con varios grupos, entre ellos el todopoderoso Diosdado Cabello, el Ministro del Interior Rodríguez Torres, el Ministro Ramírez, la oligarquía militar, y hasta los colectivos.  

Por ello, el país está sumido en un círculo perverso, del cual podría salir reduciendo el gasto público, y los cuantiosos recursos que destina a la ayuda petrolera externa con fines políticos; aproximando los tipos de cambio y flexibilizando el mercado; reduciendo los subsidios al mercado interno de combustibles, para al menos cubrir costos; y reactivando el aparato productivo nacional para depender menos de las importaciones, sin estatismos y exacerbados controles.

En lo político-social, la gangrena institucional hunde al país, dado el propósito inmodificable del régimen de colocarse al margen del Estado de Derecho en aras de una revolución que se antepone al orden constitucional y ante la implacable persecución a la disidencia, desconociendo los pronunciamientos de los organismos internacionales y de Derechos Humanos. Además, profundiza fracturas y siembra antivalores en  la población, entre ellos mediante la tolerancia con los grupos irregulares conocidos como “colectivos”, que no son otra cosa que un paramilitarismo que ha corroído el papel de la Fuerza Armada y de los cuerpos de seguridad, cobrando una nueva víctima en el horrendo crimen del Diputado Serra, líder político de dichos colectivos. No hay que seguir endilgando culpas de la descomposición nacional a la extrema derecha, ni al “imperio” ni a Uribe, y aunque el gobierno afiance la hegemonía informativa para ocultar su fracaso, es hora de que trabaje en resolver los problemas del día a día de los venezolanos, atender su desesperanza, detener la anarquía, y frenar el incomensurable costo del éxodo de venezolanos al exterior.

Hace poco escuché al Presidente de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello en uno de sus programas radiales, y sentí pesar al ver cómo un hombre con tanta responsabilidad e influencia, optó por un camino de radicalismo extremo, de continuas amenazas contra estudiantes y disidentes, y anuncia que el próximo CNE será de ellos, electo por el TSJ y no por la Asamblea Nacional. Difícil pensar así en un diálogo entre las fuerzas en pugna en el país, pues no hay talante democrático en la conducta de un régimen que solo admite la paz basada en rendición. La oposición debe saber que si no hay árbitro ni reglas electorales equitativas, no hay posibilidad alguna de que en futuros comicios ocurra otra cosa que la continuación de descarados fraudes electorales para asegurar la perpetuación del régimen en el poder.    


Para la verdad, el tiempo; para la justicia Dios"

3 comentarios:

  1. Buena reflexión, Pedro. Pero es que verdaderamente estoy convencido que quienes nos gobiernan so solo son estatistas, totalitarios, sino una banda de incapaces y delincuentes.

    ResponderEliminar
  2. Lastima de la situación que estan viviendo la Republica Venezolana y sus nacionales. Es increible que el pueblo se haya dejado convencer por doctrinas popularecheras que lo unico que les traera la pobreza absoluta y el deterioro continuo de su calidad de vida y de la libertadad que es uno de los dones mas preciaso en la vida. Será posible que las fuerzas armadas que estan en la obligación de salvaguardiar al país y sus compatriotas no dejan su posición sumisa y salvan el país.

    ResponderEliminar
  3. Suscribo cada palabra. Un buen resumen de esta nueva Religion de Fanáticos resentidos, llamada Chavismo.

    ResponderEliminar